Descubre todos los beneficios del té negro

El té negro es una de las bebidas más consumidas del planeta. Viene de la planta Camellia Sinensis y por norma general se mezcla con otras plantas para diferentes sabores. Tiene un gusto fuerte y tiene más cafeína que otros tés, mas todavía menos que el café propiamente dicho. El té negro asimismo ofrece una enorme pluralidad de beneficios para la salud, en tanto que contiene antioxidantes y compuestos que pueden asistir a reducir las inflamaciones en el cuerpo. A continuación, presentamos algunos de los principales beneficios del consumo del té negro:

Mantiene bajo control el colesterol: el consumo regular de té negro ayuda a supervisar el colesterol merced a los polifenoles presentes en la bebida. Además de esto, la cafeína influye en la dilatación de los vasos sanguíneos y evita ataques al corazón, por poner un ejemplo.

Potencia el cerebro: la degeneración del cerebro es un proceso natural que se genera en general por inflamaciones y por oxidación de las células cerebrales ocasionadas por radicales libres. Por tener polifenoles, el té negro actúa anulando este inconveniente. Su potente acción antioxidante es la encargada de resguardar el cerebro y otros órganos, como la piel. Además de esto, la cafeína presente en altos niveles aumenta el flujo sanguíneo cerebral y estimula la atención y la concentración.

Ayuda a adelgazar: eminentemente por la presencia de cafeína, substancia que acelera el metabolismo y facilita la quema de grasa. Otro punto esencial es que la bebida presenta substancias antioxidantes que asisten a reducir el hambre y la grasa anatómico.

Reduce la incidencia de tumores: la catequina, por servirnos de un ejemplo, ayuda a reducir la incidencia de tumores y al desarrollo de enfermedades como el cáncer. El té asimismo contiene antígenos, substancias que elevan la inmunidad del cuerpo y disminuyen la frecuencia de aparición de problemas médicos.

Estimula órganos vitales: la cafeína del té negro actúa como estimulante y puede servir como substituto del café. Además de esto, solo hay una substancia encontrada en el té: teofilina. Este compuesto estimula el sistema respiratorio, los riñones y el corazón, sosteniendo el organismo sano y con mucha energía.

Lucha contra el virus: los taninos presentes en el té negro garantizan la salud del sistema digestible y todavía tienen la capacidad de combatir virus como la gripe, la disentería y la hepatitis. Además de esto, la bebida tiene efectos antibacterianos.

El té negro puede consumirse caliente o bien frío, preferentemente entre las comidas. Eso es por el hecho de que ciertas substancias en la bebida interfieren con la absorción de determinados nutrientes, como el hierro. Tampoco se aconseja tomar el té de noche, en tanto que la cafeína puede complicar el sueño.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *